Revista de filosofía

Se fue

34
ESCULTURA DE MIGUEL ÁNGEL VIGO

ESCULTURA DE MIGUEL ÁNGEL VIGO

Vine porque empecé a escuchar voces otra vez y me trajo mi mamá. Yo me enfermé cuando mi marido se fue y ahora vivo con otro pero no me hallo con él. Iba yo a tener ya casi dos años sin tener marido cuando me empezó a enamorar, tuvimos relaciones sexuales y fue por mí a la casa de mis papás. Yo no lo quiero porque es grande y gordo, y él tampoco me quiere a mí; cuando le digo que ya me voy dice que como yo quiera, que le da igual, que no me va a detener pero tampoco me va a ayudar a llevar mis cosas como cuando me trajo a su casa.

Aparte, el dinero no le alcanza; antes yo hacía la compra y ahora se lo dejo porque yo no trabajé para ganarlo, que bueno es trabajar ¿verdad? Hubo un tiempo en que yo vendía helados en Holanda. Como tomaba pastillas, se me dificultaba hacer cuentas, pero despachar los helados si podía. El problema se venía sólo a la hora de pagar y con la chamaca mandona que estaba conmigo, pero ahí la llevaba… y volviendo a lo otro, dice mi mamá que yo me enfermé porque mi marido no me quiso pero yo lo dejé ser libre, de él si me casé enamorada a los veintiún años para salirme de mí casa.

ESCULTURA DE DAVID ALTMEJD

ESCULTURA DE DAVID ALTMEJD

Primero tuvimos a la niña que tiene ya doce años, se llama Raquel como la abuela que me cuidó y además me gusta porque es un nombre bíblico. Luego pasaron seis años para tener al niño, me embaracé cuando él ya me había dejado porque andaba en los Estados Unidos pero cuando vino tuvimos relaciones y se fue. Luego hubo un tercer embarazo porque yo lo quería, pero lo perdí; él ni supo porque ya nos habíamos divorciado, tenía otra mujer. No sé si siento que se haya muerto ese niño o niña, no lo sé. Porque ¿cómo hubiera vivido si yo tomo tantas pastillas? Tal vez hubiera heredado esos males psiquiátricos que yo tengo o haber nacido con taras, ahorita ya tendría unos tres años y medio y andaría corriendo por aquí, siempre la pienso. ¿Y sabe qué? le voy a decir una cosa las voces que me acompañan son de él.