Revista de filosofía

Idealismo realista: diez tesis sobre la dependencia mental

30

Trad. Gerardo Allende 

Creo firmemente que una u otra versión del idealismo metafísico es verdadera; pero también creo firmemente que aquella versión de idealismo metafísico que resulta verdadera debe ser sustancialmente realista.

¿Cómo puede esto ser así?

Comenzaré con algunas nociones previas.

Entiendo por apariencia verídica cualquier X que, para cualquier o para todo humano cognoscente, aparece como F, o aparece F-mente, o aparece como siendo F, tan sólo debido a que, o precisamente porque, X es real y verdaderamente F.

Por ejemplo, si digo que: “Parece que el gato Sweetpea, que vive en la casa de mi hija en Los Angeles, está mirándome desde su guarida felina” de esta manera:

O si digo “Parece que 2+2=4” o “Parece que la ley mínima de no contradicción[1] aplica universalmente”, y lo que digo es literalmente correcto, entonces todas las cosas de las que estoy hablando son apariencias verídicas.

Entiendo por mundo real manifiesto el mundo tal y como aparece verídicamente ante o todo p, algún humano o agente cognoscente.

Entiendo por posibilidad lógica una posibilidad metafísica débil; y por una posibilidad real entiendo una posibilidad metafísica sintética o fuerte.

La posibilidad real autoriza la posibilidad lógica, pero la posibilidad lógica no autoriza la posibilidad real.

Por ejemplo, animales de diez mil años de vida son real y lógicamente posibles; los animales humanos inmortales son lógicamente posibles, pero no realmente posibles; y los animales humanos mortalmente inmortales son lógica y realmente imposibles.

Ahora sí, las diez tesis.

Tesis 1: Un mundo que no puede aparecer verídicamente, un mundo en sí mismo, un mundo nouménico, es lógicamente posible pero no realmente posible (Tesis de la Imposibilidad Real de un Mundo Nouménico).

Tesis 2: Si el mundo real manifiesto existe, entonces es necesario que los elementos específicos de su estructura básica se correspondan sistemáticamente con los elementos específicos de la estructura innata de las capacidades cognitivas y prácticas cognitivas de los humanos (Tesis de la Conformidad del Mundo con la Mente).

Tesis 3: Si el mundo real manifiesto existe, entonces es necesario que, si los cognoscentes o agentes racionales humanos estuvieran o estuvieron constituidos de manera distinta según sus capacidades prácticas y cognitivas innatas, las estructuras básicas del mundo real manifiesto deberían haber estado o están correspondientemente constituidas de manera diferente (Covarianza del mundo con la mente).

Tesis 4: Si el mundo real manifiesto existe, entonces es necesario que, si algunos cognoscentes o agentes racionales humanos existieran, deberían de alguna forma ser capaces de conocer o transformar ese mundo real manifiesto por medio de las operaciones normales de sus capacidades cognitivas o prácticas innatas (Acceso de la Mente al Mundo).

Tesis 5: Incluso si alguno o todos los cognoscente o agentes humanos racionales dejaran de existir, de cualquier manera, es realmente posible para el mundo real manifiesto no sólo seguir existiendo, sino también conservar todos los elementos específicos de su estructura (Independencia del mundo real manifiesto con respecto a la mente).

Tesis 6: Si el mundo real manifiesto existe, entonces es necesario que, si algunos cognoscentes o agentes humanos racionales existieran, todos ellos serían capaces de conocer o cambiar ese mundo esencialmente de la misma manera (Objetividad del mundo real manifiesto). 

Tesis 7: Si el mundo real manifiesto existe, entonces es necesario que para algunas pero no para todas las localizaciones espaciotemporales L en el mundo real manifiesto, si cualquier cognoscente o agente humano racional -llamado Bob- estuviera o está presente cognitiva y agencialmente en L, el mundo real manifiesto podría estar o está diferencialmente constituido en L tanto como si Bob no estuviera o no está presente cognitiva y agencialmente en L (Dependencia del observador de algunas partes específicas del mundo real manifiesto —por ejemplo, los efectos de la mecánica cuántica estilo Heisenberg).

Tesis 8: Si el mundo real manifiesto existe, entonces es necesario que los cognoscentes y agentes racionales humanos sean no sólo lógicamente (analíticamente, metafísicamente débil) posibles sino también lógicamente (sintéticamente, metafísicamente fuerte) posibles (Antropocentrismo 1).

Tesis 9: Si los cognoscentes y agentes racionales humanos no fueran realmente posibles, entonces, necesariamente, el mundo real manifiesto tampoco podría existir (Antropocentrismo 2).

Tesis 10: No puede ser el caso que, al mismo tiempo:

  • El mundo real manifiesto exista

y que

  • los cognoscentes y agentes racionales humanos sean realmente imposibles (Antropocentrismo 3).

Si las tesis 1-10 son todas verdaderas, entonces el mundo real manifiesto es mente-dependiente de manera no trivial incluso cuando el idealismo subjetivo y el antirrealismo sean falsos, es decir, el idealismo realista es verdadero-

 

Notas

[1] La ley mínima de no contradicción sostiene que no todo enunciado es verdadero y falso.