Revista de filosofía

Gérard Haller “el pensamiento canturreado”

231

Trad. Maria Konta

“GERARD HALLER” (JUNIO 2016)

“GERARD HALLER” (JUNIO 2016)

m’hallaj dou aana mbo

m’haana oun

m’haana èch

m’haana ’hh

ô mbo mbo !

ô ’hh ! ô mbo !

Gérard Haller es el nombre claro y melodioso de una voz discreta en el mezclado polifónico o en el caos de los poemas.[1] Ya ha publicado hace unos años; su voz no ha cambiado —se ha fortalecido un poco mientras se atenuaba―, pero lo que nos revela ahora posee un valor de novedad. No ese de los nuevos modos, sino el de lo que simplemente se levanta. Eso de lo que comienza, eso de la “palabra que se necesita para comenzar”, como lo dice el Quinto Verso del Gran Sentimiento Único.

Este poema en tres cantos no hace más que comenzar; recomenzar el comienzo. El del encuentro por el cual todo comienza, ya sea que se trate de átomos o de vida. La sensación que señala el título no es difícil de adivinar. Pero él permanece sin nombre y así nos preserva de todo sentimentalismo. Resulta ser innominable. Todo el poema pronuncia esto impronunciable, pero sin declamación de inefabilidad. El habla más simplemente del mundo. Solo usa palabras evidentes, cuya evidencia encuentra una nueva claridad. (La palabra evitada aparece bien, pero sin cuidado…)

La poesía está aquí más alejada de la “tentación pegajosa” de la que habló Bataille. Ella canta suavemente y así es como piensa. El gran sentimiento escapa del énfasis y las frases que dice son grandiosas. La parataxis desvanece la sintaxis, como si se tratara de escuchar / sólo eso que llama adentro (esto viene cerca del final). Y esta escansión mínima apretada sin nada forzado está al servicio de un pensamiento mayor: la sensación, es decir, el sentido de lo que nos dirige los unos y las unas a los otros y cuya dirección hace todo el sentido que hay, como a Haller le gusta decir. Es filosófico, pero sin filosofía. No nos atrevemos a decir “poesía pensante” porque no hay nada más. Pero el pensamiento aquí susurra y zumba: es idéntico a su murmullo y es impactante.

“PURA POESÍA” (JUNIO 2018)

“PURA POESÍA” (JUNIO 2018)

Otro poema aparece del mismo Gérard Haller. Su título es mbo, tan breve como el otro, pero también bastante enigmático. Obviamente hay ahí un tambor africano: el blanco canta negro, cantando las palabras desnudas anteriores / que son para reclamar. Es un nombre esta vez, el de la divinidad ― madre de una inmensa mitología a su turno toda nueva: todo nuestro mundo abundado de dioses cuya divinidad no es más que la presencia, animales, objetos, sustancias. Una taxonomía desenfrenada que va del phalangerlirón hasta la psique erizada pasando por Rosa Luxemburgo. No es nada menos que todo el mundo reunido, recitado, arrancando en rapsodo estas palabras: diciendo que eso es todo. Es un gran mito tanto paródico como veraz, es nosotros y todo lo que hay. Es una larga letanía tan cautivadora, terca, sincopada como enumerada, extenuada, una salmodia, donde se piensa la cosmología sin la teología ni la metafísica del mundo tal que nos oprime, nos une, nos obsesiona y nos asombra.

GERARD-HALLER, LES-LETTRES-FRANCAISES.FR (2018)

GERARD-HALLER, LES-LETTRES-FRANCAISES.FR (2018)

Hay demasiado para decir. Volveremos en otro lugar. Por ahora, vamos a saludar la maravilla que de repente cruza nuestra época nublada. Ella no distrae: ella le pertenece como un sol discreto o tal vez incluso una luna deslizada entre las nubes. La famosa pregunta acerca de los poetas en tiempos de angustia encuentra aquí una respuesta en acto: ni una sublimación, y mucho menos una redención, no más que una consolación, pero la posibilidad de abrir de nuevo la palabra. Esto no sucede todos los días.

 

Notas

[1] El original “Gérard Haller ‘la pensée fredonne’” fue pubicado en Liberation el 13 de abril de 2018. Véase:
http://next.liberation.fr/livres/2018/04/13/gerard-haller-la-pensee-fredonne_1643257.
Nancy escribe su reseña sobre dos libros del poeta: Le grand unique sentiment chez Galilée y mbo chez Harpo